Aníbal Urruti

Aníbal Agustín Urruti (59) (Fide 1767 y Feda 1865)
Aníbal Agustín Urruti (que no Díaz), nació en Buenos Aires, Argentina, en la desembocadura del Rio de la Plata, en plena llanura pampeana, allá por el año del señor 1954. Más porteño que el Obelisco de la Plaza de la República (67,5 m.)
Había una vez un bar en el Centro Cívico de Galapagar, regentado por un simpático argentino al que le gustaba el ajedrez, aunque no era muy diestro, donde se reunían algunos jugadores del Club de Galapagar. Por allí asomó un día Aníbal y Pablo Carrasco le lió para que jugara con el Club del pueblo. Corría el año 2004.

Se estrenó en la Liga 2004-05 en los últimos tableros de Tercera, como todo el mundo, con un 82%, jugando 11 partidas y perdiendo solo una. Por aquel entonces en Tercera jugaban 6 tableros.

Jugó el Primer Social de Galapagar, con 10 inscritos, sacando un Elo inicial de 1638, terminando con tres puntos de nueve partidas. Por detrás de él quedaron Pablo Carrasco (-102) y Jaime Quesada (Rp. 1539), el resto por delante.
Siguió subiendo tableros y manteniendo los porcentajes. En la temporada 2005-06 jugó de 4º/5º tablero, jugó 12 partidas y terminó con un 75%, en el llamado Galapagar “B”. Ascendían 12 equipos y quedamos los 13º. Fue el que más puntos y mejor porcentaje consiguió, la estrella del equipo en ese año. Sus resultados fueron +8 =2 -2, y Aníbal se fue consolidando como un jugador respetable y respetado. Su Elo inicial fue de 1638, algo bajo, así que se esperaban inminentes subidas.
En el II Cerrado de Galapagar grupo “D” en el 2006 con 10 jugadores, quedó segundo por detrás de Iluminada Mínguez, jugando un torneo digno de mención. Se introdujo en su bolsa la friolera de 63 puntos de Elo, que junto con los 39 que ganó en el Fischer IRT, quedando en medio de la tabla, puso de moda su gráfica con un subidón de 102 puntos en medio año. Ahora la cosa estaba ya en 1740, más acorde a su juego real.
En la temporada 2006-07 jugó de tercer tablero, consiguió 8 puntos y obtuvo un 67% jugando también 12 partidas. Aquel año quedamos los 16º y como había solo un grupo en sistema suizo, no como otros años, de varios grupos en liga, ascendimos a Segunda.
En el Torneo Social de Otoño de aquel mismo año 2007, le hizo tablas a Roger Julián, lo cual nunca es fácil y ganó 8 puntos de Elo. Se quedó en mitad de la tabla, no fue un mal torneo.
En la temporada 2007-08 Aníbal defendió el 4º y a veces el 5º tablero en Segunda División, completando un 50% de las 10 partidas jugadas. En el grupo de 14 equipos quedamos finalmente octavos, así que misión cumplida. Su mejor victoria fue contra Emilio Pardiñas (1923). Su Elo subió 6 puntos en aquella Liga.
En el verano del 2008 juega por primera y única vez en el IX Open de Galapagar. Hizo un 0/4 contra jugadores con Elo y perdió 14 puntos en su gráfica en la FIDE. Su puesto final 82º demuestra una pobre actuación en el torneo.
Posteriormente en el otoño del 2008 jugó el Torneo de Otoño IRT en Galapagar Grupo II, terminando el 6º de ocho jugadores y perdiendo de igual manera 3 puntos más.
En la temporada de 2008-09 Galapagar tenía tres equipos. Dos equipos en Segunda, uno de ellos para ascender (el “A”), el otro para mantenerse (el “B”) y un tercer equipo en Tercera (el “C”).
Se decidió que Aníbal encabezase el equipo de Tercera, dispuesto a subir a los de Segunda cuando se le necesitase, y así fue.
En Tercera de primer tablero hizo 6,5 puntos de 9 partidas jugadas con un 72,2%, pues Benigno de Armentia jugaba constantemente en el de Segunda para ascender. Su colaboración con el equipo A fue del 100% en las dos partidas que jugó. En el equipo en el que yo estaba, el “B”, jugó otras 2 partidas al 50%. Así que jugó las 13 partidas y tuvo un rendimiento extraordinario. Esta performance se vio reflejada en su Elo con 22 puntitos extra.
El equipo A ascendió a Primera, el “B” bajó a Tercera y el “C” (40/112) se mantuvo en Tercera. Claro que de todo tuvo la culpa Aníbal.
En el Club de Galapagar le exprimieron tanto el jugo que le dejaron seco. Los sábados por la noche le cambiaban de equipo, al fallar constantemente Juan Carlos Menor. No estaba muy contento y con el cambio de junta Directiva, se despidió del Club de Ajedrez Galapagar, siendo uno de los primeros que decidió pasarse al C.C.C. como socio fundador.
Desde el inicio del Club de Colmenarejo siempre ha sido nuestro jugador más fuerte y con más Elo, jugando de primer tablero excepto este año 2012-13, que está en recuperación.
El primer año, temporada 2009-10 jugando de primero, como decíamos, hizo un respetable 54,5% consiguiendo 6 puntos para el equipo, los mismos que subió su Elo.
Ganó el Primer Cerrado de Primavera Grupo “A” en el 2010, por delante de Alejandro y Laro, en ese orden, lo que proporcionó una subida a su gráfica de 21 puntos extra.
También jugó el Torneo IRT Social Municipal de verano en Galapagar subiendo 18 puntos de Elo con 3,5 de 8 partidas. Una buena actuación para un torneo muy fuerte.
En la temporada 2010-11, a los mandos del primer tablero jugó 12 partidas, consiguió 6 puntos y el equipo ascendió a Segunda en el puesto 14º de un total de 103 equipos.
Se presentó al Torneo de rápidas del C.C.C. con 12+1 inscritos (no quiero líos con Ángel Nieto) y para sorpresa de propios y extraños, pues las rápidas las juega muy bien, perdió con Laro, Pablo y Alex y quedó en el justo fiel del campo, el séptimo.
Ganó el II Torneo de Primavera de Colmenarejo en el 2011, haciendo muy buen torneo. Solo perdió con Javi Castillo y ganó las otras cinco que jugó. Esto le reportó una cifra sustanciosa de puntos Elo, diecinueve concretamente.
Una vez en Segunda División volvió a defender el primer tablero. Las cosas no iban a ser fáciles, pues Aníbal comenzó su actuación con tres roscos seguidos para abrir boca. Después de dos victorias consecutivas le volvieron a endosar, esta vez, cuatro ceros seguidos. Terminó con 3,5 puntos en 11 partidas y un 32%. Perdió 16 puntos de Elo. Pensé que quizás había llegado su punto de saturación.
Pero al parecer no fue así, pues su gran especialidad, ganar los Open de Primavera, vuelve a sonreírle y gana el III Open de Primavera a punto y medio de distancia de un grupo de jugadores en la segunda plaza. Ha ganado todos los Open de Primavera, hasta la fecha.
Así que, animado, a continuación jugó el Primer Match Temático, Apertura Española, organizado en el Club contra Álvaro Domínguez a 10 partidas, terminó perdiendo 6-4 y con ello 39 puntitos del ala.
Todo lo anterior provocó que para la Liga del 2012-13, Aníbal, algo conservador y ya abuelo, decidiese jugar menos partidas y tomarse un respiro. Se comprometió en principio a jugar solamente las partidas que se jugasen en casa y de tercer tablero.
Así fue, más bien menos que más, pues ha jugado 9 partidas de tercer tablero, algunas de segundo tablero, y ha conseguido 7,5 puntos con un 83% de efectividad. Su Elo se ha recuperado 7 puntos. Ha jugado una Liga muy buena y ha contribuido de forma eficaz al ascenso del equipo a Segunda División.
Aníbal basa su juego en la agresión, la iniciativa y la combinativa, y suele sacar pólvora de sus complicaciones. Prefiere atacar a defenderse. Muy buen jugador de rápidas, partidas que le encantan y van muy bien con su carácter. Alterna las victorias con Alejandro en esta especialidad. Escaso de estudio, no siempre sale airoso de las aperturas y a veces flojea en los finales. Es siempre peligroso.
No colabora ni a tiros en las tareas mundanas del Club. A veces incomprensiblemente, hasta se duerme y llega tarde.
Ha perdido 60 puntos de Elo en los últimos tres torneos que ha jugado, pero parece que eso ya pasó. Da la impresión de estar totalmente recuperado, así que decide jugar el Open de Primavera’13 como preparación para la Liga que viene, en Segunda, y ahí tiene la oportunidad de demostrar que el bache ya pasó, dejar el pabellón del Club alto, así como seguir ganando “su” Open.
Su gráfica es ascendente, muy bonita y ha llegado a tener un Elo de 1825 que le duró de finales del 2011 a mediados del 2012.
Puede perfectamente defender el segundo-tercer tablero en Segunda con buenos resultados.
Va para una década que está en nuestras vidas… ya es un imprescindible. Ha perdido la buena costumbre de invitarnos a su casa a degustar el asado anual, pero ha introducido las mensuales veladas de póker en su buhardilla, que no tienen precio. Una cosa por la otra. Una de sus características vitales es que trabaja muchísimo. Yo le felicito a este entrañable porteño/pampeano, porque no es fácil proporcionar a su familia el nivel de vida que les ha proporcionado, en un país extraño, con la que está cayendo, corona a corona y puente tras puente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.