EL COMENTARIO TÉCNICO DE LOS CAPITANES. LIGA MADRILEÑA RONDA 4ª

 

EQUIPO D.  Para esta cuarta ronda nos ha tocado jugar de locales contra la ONCE así que nos subimos a los coches y allí fuimos. Siempre es un placer tener un salón de juego amplio, luminoso, calefaccionado, con sillones confortables y con un set de piezas de madera. En ese sentido jugar en la ONCE es un verdadero lujo y un placer. Nos esperaba un equipo que nos sacaba 300 puntos de Elo promedio. Por segunda vez en la Liga pudimos presentar jugadores en todos los tableros. Vamos a ello. En el primer tablero Manu sacó unas tablas contra un casi 2000. Creo que está claro que Manu es un jugador fuerte tirando a muy potente. Creo que su Elo de 1700 no refleja cabalmente su juego.  Fue el único que tuvo una partida equilibrada. Los cinco restantes éramos pugilistas de categoría mosca enfrentando a boxeadores pesados o super pesados.  Con todas las apuestas en nuestra contra todos hicimos lo que pudimos. Luis aguantó hasta que su adversario hizo valer su mayor categoría. Marcos lo tuvo más complicado de entrada con dos peones de menos. Mario se dejó o le soplaron una pieza en plena apertura. En el quinto tablero este capitán y cronista llegó al movimiento 35 en igualdad y un movimiento de peón fue el iceberg de un Titanic que no estaba para grandes travesías. Robert debutó en esta Liga en el sexto tablero. Hizo una excelente partida, muy reñida, llena de táctica. El cansancio y la equilibrada fragilidad de la posición lo llevó a una situación en el que la primera imprecisión condenaba la partida. Y su adversario no se equivocó. Perdimos ½ contra 5 ½. Nos pasaron por la piedra, pero hemos jugado bien. Nos han ganado porque tenían con que ganarnos.

El EQUIPO E se presentó en Aranjuez, que está lejísimos como todo el mundo sabe. El Club local ha cambiado de local de juego por el Covid y ahora es uno más pequeño, cerrado, sin planillas, los relojes apagados, todo algo caótico. Muchas caras conocidas…Se presentan con su equipo de gala. Juan Carlos con negras le presenta cara a Ortiz y juegan una partida divertida en la que se impone el de Aranjuez sin fisuras y con 300 puntos mas de Elo. Yo me enfrento a Manuel Sánchez en la segunda ocasión de nuestra vida, me meto en un sacrificio que se juega en algunas variantes de la Siciliana como en la Pelikan pero no en la Paulsen, así desde el principio, inferior, no consigo complicarle lo más mínimo y me pasa por la piedra con sus 400 puntitos de más. En un momento determinado de la partida y al quedarse escaso de ideas le pegó un manotazo a su botella de agua destapada al tiempo que se levantaba y allí quedó la botella y el agua borboteando sobre el tablero. Su Rey cayó, paré el reloj para secar todo aquel desaguisado, y claro que reclamé abandono pero no me tomó en serio…esto ya no es lo que era… Jorge jugó una partida muy seria que tenía impresionado a Sánchez, también antiguos conocidos, y con peón de más acabó perdiendo en una partida cerrada donde el antagonista tenía un peón pasado en “c”. David Pedroche estuvo mucho mejor toda la partida, pero en su afán desmedido de agresividad se dejó algo que al oponente le sirvió. Únicamente David Fdez. Albo salvó nuestro honor con una Pirc, que manejó perfectamente. El adversario no le causó muchos problemas y se impuso con autoridad. No pudimos como Equipo alcanzar el 3-1 y nos quedamos con el 2-2. Todavía llevamos buena Liga…a ver la próxima ronda.

En la cuarta ronda de liga, al EQUIPO B le tocó desplazarse al madrileño barrio de Hortaleza, contra el equipo Expansión. La noche anterior, Lorenzo Sr. avisó de que iba a ser imposible de que nuestro joven Lorenzo jugara, tampoco podría hacerlo su padre. El equipo de tercera iba justo de jugadores, por lo que íbamos ya, de entrada, con un cerito en el marcador. El encuentro se desarrolló con normalidad. Javi con blancas, se enfrentó a una defensa siciliana, variante del dragón acelerado. Retrasó el enroque para acabar con enroques opuestos, sacó un peón de ventaja en el medio juego y llegó a una final con material similar, pero con mucha ventaja, dos torres y caballo contra dos torres y alfil, pero alfil encerrado, y acabó dándole mate doblando las torres en séptima. Dani, en el tercer tablero, se enfrentó a una Larsen, que conoce a la perfección. Se llegó a una posición cerrada y Dani sin enrocar. Su rival le hizo un sacrificio de pieza bastante bueno, pero se vino arriba e hizo otro sacrificio no tan bueno y acabó quedándose con torre de menos y partida pérdida.  Yo, en el sexto tablero, planteé un Ataque Indio de rey que salió bastante bien hasta que perdí el peón de c3. A partir de ahí, y tratando de contragolpear en el flanco de rey mi rival fue superior y se llevó el punto. Eduardo, en el segundo tablero, jugó una partida fácil, tras plantear su Ataque Indio. Llegó a un final con ventaja, pareja de alfiles, caballo y tres peones, contra pareja de caballos, alfil y tres peones, pero un fallo en la concentración y su obstinación en mantener la pareja de alfiles, hizo que la partida se fuese a tablas.  Ya solo quedaba Nacho, en el primer tablero, que había planteado con negras, la defensa escandinava. Con su magistral técnica, no llevó hasta casi las 14.30 h. Cremita de la buena…, atornille brutal…, tres peones de ventaja en el final y su rival absolutamente desesperado, cabreado y maldiciendo en arameo… Grande Nacho!   Así que nos llevamos la victoria por 2.5 a 3.5.  Yo, particularmente he comenzado mal esta liga. Encajo dos ceritos. La cabeza anda menos centrada que la temporada pasada, pero estoy dándole, táctica y estrategia…, vendrán mis buenos resultados…   ¡Seguimos en la brega!  ¡¡¡A tope!!!

El EQUIPO A tenía una papeleta difícil el Domingo pasado. No obstante, la ausencia del sexto tablero del rival abrió una puerta a la esperanza al comenzar con un punto de ventaja. El quinto tablero se enzarzó en un toma y daca, pero a pesar de su espíritu de lucha y con sacrificio por medio, tuvo que rendir la partida. El cuarto tablero se metió en una partida realmente complicada con potenciales golpes tácticos que tuvo que sortear, arrancó un meritorio medio punto. El tercer tablero jugó su sempiterna apertura, que sólo le gusta a él, y aunque la conoce bien afrontó un medio juego claramente inferior y fue derrotado. El segundo tablero no se arrugó ante su rival y lanzó un fuerte ataque con su infantería consiguiendo ventaja, aunque no la suficiente como para ganar. Su empate fue meritorio. El primer tablero estuvo combatiendo contra una sucesión de sutiles trampas y trucos tácticos, hasta que el último de ellos le dio resultado a su rival y derrotó a nuestro esforzado jugador. Han sido partidas luchadas que muestran nuestra combatividad y nuestra intención de hacer que los rivales venideros suden la camiseta contra el equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.